Junio 20, 2024

Huella hídrica: herramienta esencial para lograr un uso sostenible del agua en minería

0

La huella hídrica es un indicador global que puede contribuir a la evaluación y mejora de la gestión de los recursos hídricos en minería.

huella hídrica minería

Para poder evaluar y mejorar la sostenibilidad de la gestión de los recursos hídricos, se utilizan dos indicadores globales que son muy útiles: la huella hídrica y la huella del agua.

La evaluación de todas las actividades relacionadas con el uso del agua facilita, por un lado, conocer el impacto sobre el recurso hídrico y la necesidad de minimizarlo y, por otro, la vulnerabilidad de la empresa ante el riesgo de no acceder al recurso.

Su cálculo otorga un valor añadido al ir un paso más allá del análisis clásico de la gestión del agua en una organización. En este artículo abordaremos la primera herramienta.

¿Qué es la huella hídrica?

Es un indicador medioambiental que define el volumen total de agua dulce utilizado para producir los bienes y servicios que habitualmente consumimos.

El indicador denominado ‘huella hídrica’ (HH) busca evaluar el nivel de apropiación e impacto sobre los recursos hídricos que requiere la producción de un bien o la prestación de un servicio a lo largo de toda su cadena de producción, incluyendo, en el cálculo, las materias primas.

Su cálculo se establece de forma modular, es decir, sumando las necesidades de uso y consumo de agua de cada etapa de producción desde el origen hasta el consumidor final.

Así, el estudio de las huellas hídricas en diversos países ha aportado datos y perspectivas que han manifestado que la “crisis del agua” no se debe a la escasez física, sino que se trata, sobre todo, de un problema de mala gestión.

Huella Hídrica en el sector minero

El sector minero ha avanzado significativamente en la gestión de agua y en la mejora de su huella ecológica gracias a la aplicación tanto de la huella hídrica como de la huella de agua.

Estas dos metodologías están funcionando como herramientas claves para lograr la sostenibilidad de las operaciones mineras.

La aplicación de la huella hídrica en el sector minero es la siguiente:

Huella Hídrica verde

minería responsable - huella hídrica verde

Al estar estrechamente ligada con el uso de los recursos vegetales, la huella hídrica verde no es relevante en el sector minero.

Como hemos adelantado, tiene gran impacto en el sector vitivinícola, al tener una materia prima claramente vegetal, que se introduce en el sistema de manera directa.

Huella Hídrica azul

huella hídrica azul

Es el componente de la huella hídrica cuyo impacto será el más importante cuando se aplique la metodología al sector minero:

  • Contabiliza el agua que se evapora en depósitos o balsas de agua a cielo abierto, siempre y cuando esta agua se estanque con el objetivo de ser utilizada en la actividad estudiada.
  • Asimismo, se incluye la cantidad de agua incorporada en el producto, es decir, la diferencia entre el agua de entrada y el agua que sale de la organización o que entra en un circuito de re-circulación.
  • Agua devuelta a otra cuenca o vertida al mar. Aunque la calidad de las aguas vertidas en otras cuencas permita desestimar la huella hídrica gris, es necesario cuantificar los volúmenes de agua que no se devuelven a la cuenca de origen y contabilizarlos como parte de la huella hídrica azul.

Huella hídrica gris

huella hídrica gris

El impacto de la huella hídrica gris implica que se produzcan vertidos al medio natural, concretamente a un cauce de agua dulce.

Actualmente, la gestión de aguas residuales del sector minero se hace de dos maneras:

Tratamiento a través de un centro de tratamiento externo

En este caso, las aguas residuales sin tratar se vuelcan a una red de tuberías que desemboca en las instalaciones de un gestor especializado.

Habitualmente los vertidos de la organización en cuestión se mezclan con los vertidos provenientes de otros sectores.

Una vez el agua ha sido tratada, su vertido al medio natural no incrementa la concentración de contaminantes en el medio receptor y por eso la huella hídrica gris será cero o negativa, si la calidad de agua vertida es mayor que la del cauce.

Tratamiento en las propias instalaciones de la organización

Muchas organizaciones tienen su propia planta de tratamiento de aguas residuales.

En esta situación si el agua se vierte una vez que ha sido tratada, el impacto en el cauce sería cero o incluso se podría mejorar la calidad del agua del cauce natural.

La minería no puede obviar la realidad del agua y debe apostar por soluciones de tratamiento que permitan, en clave de sostenibilidad, recuperar la mayor cantidad posible de agua y mejorar la calidad o minimizar los vertidos restantes.

El sector minero debe seguir avanzado significativamente en la gestión del agua y en la mejora de su huella ecológica, mediante la aplicación de la huella hídrica y otros indicadores de importancia.


Somos Minería Sostenible

Medio de referencia en sostenibilidad, innovación y buenas prácticas para el sector minero.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *